Dr. E. Lalinde
Cirugía reconstructiva - Cirugía plástica - Microcirugía

volver inicio

Secuelas de tumores craneofaciales

Resección craneofacial
Los detalles técnicos de la CCF han sido previamente descritos1.2,6,10,16,17,22,23,27,29 y son adaptados a cada caso individual y tipo de tumor. La traqueostomía se practicó en el 12.1% de los pacientes (5 de 41), todos ellos con extensas lesiones tumorales de senos paranasales y compromiso de la vía aérea, con el objetivo de facilitar el abordaje quirúrgico y evitar complicaciones respiratorias tras la cirugía. Se realizó profilaxis antibiótica en todos los pacientes. No utilizamos el drenaje lumbar tras la inducción anestésica en ningún caso.

El abordaje practicado fue una incisión cutánea bicoronal, preservando el pericráneo, para utilizarlo posteriormente en la reconstrucción del suelo de la fosa craneal anterior. Para prevenir la retracción excesiva de los lóbulos frontales y garantizar una adecuada exposición realizamos una craneotomía bifrontal amplia y basal, incluyendo el seno frontal, el cual fue cranealizado en todos los casos. En los casos en que existía extensión orbitaria (6 casos) se realizó una craneotomía bifronto-orbitaria unilateral en un sólo colgajo óseo.
La resección de la base craneal fue diseñada en función de la localización, tamaño y extensión de la porción tumoral extradural, realizando osteotomías en la lámina cribiforme, planum esfenoidal y techos orbitarios, bajando el fragmento craneal aislado en la craneotomía.
En aquellos casos en que tanto las pruebas de imagen como el aspecto macroscópico no demostró infiltración dural ni del parénquima cerebral (29 de 41), se realizó una resección extradural.

Cuando se objetivó infiltración dural macroscópica (12 de 41 casos), la inspección y resección intradural del tumor se completó antes de la apertura de los senos paranasales, para evitar la contaminación de estructuras del SNC. Durante la exploración del lóbulo frontal se detectó infiltración del parénquima cerebral en 3 de estos 12 casos. Finalizada la inspección/resección intradural, el defecto dural basal se reparó de forma primaria o mediante un injerto autólogo de pericráneo o fascia muscular.
El abordaje transfacial se practicó mediante rinotomía lateral o incisión cutánea tipo Weber-Ferguson. La resección tumoral tridimensional "en bloque" fue elaborada siguiendo unos márgenes anatómicos naturales; de esta manera, para tumores etmoidales la resección incorporó la pared lateral y el septum nasal, las celdillas etmoidales y las paredes mediales orbitarias. Cuando la extensión o localización tumoral hizo necesaria una resección más amplia, la resección se amplió a otras estructuras faciales como el maxilar o el esfenoides y en el caso de extensión orbitaria se realizó la exenteración orbitaria. En aquellos casos en que se practicó maxilectomía medial con preservación orbitaria, se reconstruyó el ligamento cantal. Para prevenir estenosis lacrimales y epíforas post-quirúrgicas se introdujeron "stents" en los conductos lacrimales.

Reconstrucción
En todos los procedimientos, el abordaje craneofacial fue realizado por un equipo multidisciplinar formado por neurocirujanos, cirujanos plásticos, cirujanos maxilofaciales u otorrinolaringólogos.
Tras realizar la CCF, es muy importante una adecuada reconstrucción de los grandes defectos craneofaciales de huesos y tejidos blandos. En aquellos casos en que existía infiltración tumoral dural, realizamos sellado dural hermético (con o sin injerto). Para la reparación del defecto de la fosa craneal anterior, restableciendo la barrera entre la dura frontobasal y los senos paranasales, cavidad nasal y nasofaringe utilizamos el colgajo pericraneal pediculado en todos los casos. Cuando el defecto de la base craneal fue superior a 5 cm en cualquiera de sus diámetros, se reconstruyó con injerto óseo autólogo de diploe craneal, dando así soporte y suspensión a las estructuras neurales.
Otro factor clave para evitar el desarrollo de complicaciones es evitar los espacios muertos, para ello realizamos la transposición muscular local con colgajo de músculo temporal, o colgajo muscular libre microvascularizado (recto abdominal o colgajo libre fascio-cutáneo de radial).

 

Casos clínicos

DERECHOS DE IMAGEN _ AUTORIZACION DE USO.
Las imágenes de esta Web son propiedad del Dr. Eugenio Lalinde. Su uso y distribución están amparadas por derechos de propiedad intelectual. Si quisiera utilizar alguna de ellas, póngase en contacto con nosotros y sin ningun problema le autorizaremos, con el expreso imperativo de situar al lado de la imagen, la procedencia, la dirección Web y el link al sitio de donde proceden.
La  utilización de estas imágenes esta limitada a fines profesionales y se intenta por todos los medios proteger la intimidad de los pacientes relacionados con el tratamiento. Si por cualquier elemento pudiera reconocerse la identidad del paciente, por favor póngase en contacto con nosotros inmediatamente indicandonos la imagen y la URL en la que se encuentra, y retiraremos o modificaremos la imagen con el fin de que pueda servir como información útil a otros pacientes con el mismo problema, y al mismo tiempo proteja el derecho a la intimidad.

Dr. Eugenio Lalinde: Cirugia reconstructiva - Cirugia reparadora - Microcirugia

Mapa web | Aviso Legal | Blogs

siguenos en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2010 Todos los derechos reservados